martes, 7 de enero de 2020

Violencia normalizada en la literatura


Hace un par de días decidí leer el libro Dragon’s Lair escrito por la autora Chantal Fernando. Conforme las páginas avanzaron me fue imposible no sentirme escandalizada por las acciones del protagonista masculino de la historia; hay escenas en las que con una ira desmedida golpea cosas y destroza habitaciones sin razón, y otras más en las que es controlador, manipulador y violento con la protagonista femenina ejerciendo violencia verbal.

Con el paso de los años después de haber leído tantos libros con historias similares, me cuestione: ¿cuántas veces he leído escenas de este tipo y las he romantizado? Para ser honesta ni siquiera puedo responder esa pregunta. La concientización por la que estamos pasando gracias a la globalización me parece impresionante. Estoy segura de que si hubiera leído este libro en 2013 probablemente me parecería la mejor historia de amor de mi vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2020), la violencia es el uso intencional de la fuerza física, amenazas contra uno mismo, otra persona, un grupo o una comunidad que tiene como consecuencia o es muy probable que tenga como consecuencia un traumatismo, daños psicológicos, problemas de desarrollo o la muerte. Cuando se ejerce presión psíquica o abuso de la fuerza contra una persona, con el propósito de obtener fines en contra la voluntad de la víctima, estamos en presencia de un acto de violencia.

Basándome en la definición anterior, me pareció grave que la autora en ningún momento de la obra tratara de hacer una crítica ante los actos violentos que se manifestaron en la protagónica pareja. Y utilizo la palabra “grave”, porque pese a toda la información con la que contamos en la actualidad, aún existen lectores que pueden creer que el amor está representado por estos personajes cuando no es así, ya que son el claro ejemplo una relación tóxica.

“Aceptamos el amor que creemos merecer”… y esto pasa porque no se nos enseña como amar, es algo que debemos descubrir e incluso aprender. Para que sea considerada violencia basta con que se presente en una ocasión, porque generalmente suele ir en aumento de forma paulatina, de manera silenciosa, y sin darnos cuenta la aceptamos, le abrimos las puertas y nos acostumbramos, la “normalizamos”.

En esta ocasión no hondare en si la narrativa de Dragon’s Lair es buena o mala, en si los personajes me parecieron profundos o no; lo que quiero compartir en esta ocasión es que debemos ser conscientes de lo que leemos y evitar normalizar conductas que dañan y lastiman a terceros, porque la violencia no es lo normal, los celos en una relación no lo son, el chantaje emocional o las agresiones verbales no significan amor eterno.

Lo que quiero decir, es que en este caso se violenta a la mujer de la novela, pero puede ser al revés y nunca deben de romantizarse o normalizarse este tipo de acciones, porque una relación sana es aquella que se basa y fundamenta en el respeto.

Posdata: ¡Feliz año nuevo! Estoy muy contenta porque el 5 de enero se cumplió el tercer aniversario del blog. Muchas gracias, porque a pesar de mi inactividad del año anterior han decidido leer esta entrada.

5 comentarios:

  1. ¡Hola, Daniela! Con el tiempo me ha pasado lo mismo. Cuando era más chica leía estos libros sin pestañar, pero he ido madurando y cada vez que me encuentro con algo así es un no rotundo. Lo que me preocupa, porque en realidad a los 16 años no deberíamos estar romantizando estas relaciones violentas y tóxicas. Y ya no va solo por los lectores, creo que los escritores, editoriales, libreros deberían tener un poco más de responsabilidad hacía quien van dirigidas las historias y que tipo de información están brindando. En fin, es una temática super complicada pero es bueno hablar de ello y hacerlo ver. Excelente entrada, nos leemos ♡

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! Pues la verdad es que al leer tu entrada me he parado a pensarlo y yo tampoco puedo decir en cuántos libros he encontrado situaciones como esa (creo que he perdido la cuenta) y antes ni siquiera me paraba a pensar en ello. Cierto es que cuando era más pequeña dejaba pasar esas situaciones y lo seguía viendo todo como algo romántico, pero creo que puedo decir que no es algo que me pase ahora, lo que si me ha pasado es tener que dejar más de un libro a medias por encontrarme con situaciones en las que no podía aguantar la forma de actuar por parte de ambos protagonistas.
    Supongo que esto es un tema polémico, pero me parece algo de lo que hay que hablar más.
    Y sinceramente, acabo de empezar a seguir tu blog y esta es la primera entrada que he encontrado y ya te digo que me pasaré mucho por tu blog, porque me está encantando.
    Un besico desde La biblioteca de Ana

    ResponderEliminar
  3. Buen post, me ha encantado, es genial. La verdad es que hay demasiada violencia por todas partes.
    me ha encantado tu post, no conocía tu blog, ¿te apetece que nos sigamos? ya me dices. saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola, me encantó la hipótesis que defiendes. Además de que te expresas bien. Me encanta tu blog.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. La violencia injustificada en los libros da igual del género que sea es una falta de recursos tremenda. Yo no digo que no haya, al final igual lo que el escritor quiere es remover conciencias y para eso está la cultura para escandalizar pero tiene que haber un poco de fondo o justificación sino es totalmente absurdo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar

Copyright © 2016 lectora aficionada , Blogger